domingo, 18 de septiembre de 2016

EXPEDIENTE ROSWELL... Primeras lecturas...



por Dani Ransanz Moreno.

El presunto accidente en Roswelll de una nave de origen desconocido tripulada por seres no humanos ha sido a su vez uno de los informes más reveladores del fenómeno OVNI y el caldo de cultivo para que se gesten -a lo largo de 69 años- los fakes más descarados y la primera campaña de descrédito emprendida por un gobierno (USA) para negar la realidad tras el fenómeno OVNI. Esto último, un descarado ejercicio de desinformación, fue avalado desde la década de los noventa por una rigurosa investigación de campo que se eleva a categoría de documento científico a manos del ávido autor e investigador Javier Sierra (Roswell, secreto de estado). Donde el autor destapa un espectacular ejercicio de embaucadora propaganda acometido por el ejército, el gobierno y los medios de comunicación americanos al unísono.

Los datos en torno al caso, con sus más y sus menos, son de sobra conocidos por los estudiosos de este incidente. Pero el público en general ignora la trastienda del caso Roswell, con notables indicios que apuntan claramente y con poco margen de error a que algo verdaderamente extraño y extraordinario ocurrió allí durante 1947. El fraude premeditado y orquestado por Ray Santilli  -respecto a una autopsia que no era tal-  fue debidamente desmontado en el citado libro -tanto por Javier Sierra como por Josep Guijarro- pulverizando el poco interés que existía en la población mundial respecto al caso Roswell.

Y ahora, en nuestra época, otro evento similar a la presentación de aquel “revelador” film despertó el interés de la comunidad ufológica que veíamos como  unas polémicas diapositivas pretendían ser la prueba definitiva del evento Roswell.

Gracias a internet y las redes sociales, durante el pasado año 2015 tuve ocasión de seguir el desarrollo de la investigación en directo y meterme en el meollo desde el primer segundo. Algo inédito hasta la fecha. Recordemos las herméticas investigaciones que han dominado desde sus inicios el campo de la ufología. Algo está cambiando...

De hecho, en 2015 a raíz de esto se creó un grupo llamado “Roswell Slides Research Group (RSRG)” donde el investigador gaditano José Antonio Caravaca, en colaboración con otros expertos, llevó a cabo un riguroso análisis multidisciplinar que resolvió una trama orquestada en torno a unas dudosas diapositivas, cuyos expositores pretendían apuntalar como prueba definitiva de la presencia extraterrestre en la Tierra y, de paso, vincularlas al incidente Roswell. Un nexo que jamás existió más allá de la imaginación de sus promotores.

¡La encrucijada es tremenda! Sus entresijos imposibles de abordar en una nota tan breve como esta y el estudio publicado por Caravaca al respecto (Expediente Roswell, el informe definitivo. Ediciones Oblicuas 2016) revelador como ningún otro. Por eso no puedo más que recomendar vivamente su lectura. Pero al margen de la controversia que ha rodeado las diapositivas me quedo con ese “algo está cambiando...”

Caravaca lo ha definido del siguiente modo: “Sin pretenderlo, demostramos que esta novedosa forma de encarar la investigación ovni puede traer muchas satisfacciones a una disciplina que cada cierto tiempo se ve salpicada por un escándalo que le resta muchísima credibilidad de cara a la opinión pública. Sin querer menospreciar los evidentes adelantos originados por ufólogos independientes, queda claro que para abarcar o enfrentar determinadas investigaciones se hace indispensable elevar otro tipo de encuestas radicalmente diferentes a todo lo que habíamos visto hasta la fecha. El trabajo en equipo, la comunicación y la confrontación de opiniones opuestas se hacen indispensables para afrontar los desafíos de la investigación ovni de este siglo”.

Lejos quedan ya los archivos celosamente guardados en armarios y ficheros cuyo inevitable desenlace fue y será dormir el sueño del olvido. Por primera vez investigadores, científicos, escépticos y todo el que quisiera tuvimos la oportunidad de participar en una investigación en común, abierta y en directo; aportar, sumar, refutar, debatir, exponer puntos y contrapuntos y buscar juntos, entre todos y siempre en honor a la verdad. Lo cual derivó en la resolución de las diapositivas como lo que eran: otra falacia más que pretendía asentarse en el lecho de la comunidad ufológica con una praxis similar a la empleada por Santilli.

Como investigadores y divulgadores nos debemos al empirismo, algo que resumió con maestría el profesor Asimov cuando aseveraba: “Con la confianza en el juego limpio de la Naturaleza, el hombre necesitaba conseguir un sistema ordenado para aprender la forma de determinar, a partir de los datos observados, las leyes subyacentes. Progresar desde un punto hasta otro, estableciendo líneas de argumentación, supone utilizar la <<razón>>. Un individuo que razona puede utilizar la <<intuición>> para guiarse en su búsqueda de respuestas, mas para apoyar su teoría deberá confiar, al fin, en una lógica estricta. Para tomar un ejemplo simple: si el coñac con agua, el whisky con agua, la vodka con agua o el ron con agua son brebajes intoxicantes, puede uno llegar a la conclusión que el factor intoxicante debe ser el ingrediente que estas bebidas tienen en común, o sea, el agua. Aunque existe cierto error en este razonamiento, el fallo en la lógica no es inmediatamente obvio, y, en casos más sutiles, el error puede ser, de hecho, muy difícil de descubrir”.

Encontrar errores y falacias en la argumentación de cualquier hipótesis o razonamiento ha sido un ejercicio intelectual practicado desde antiguo. Ha ocupado a los pensadores griegos y llega con la misma fuerza hasta nuestra actualidad. De hecho, los fundamentos y reglas de la “lógica sistemática” fueron definidos en el siglo IV a. de J.C. por Aristóteles de Estagira, cuando resumió en sus escritos las bases de un razonamiento lógico.

Veinticinco siglos después, José Antonio Caravaca -junto con todos los partícipes de la investigación- da fe de ello con una exploración contundente y rigurosa de las evidencias que derribó los argumentos que pretendieron afianzar una realidad tras las “falsas” diapositivas de Roswell.

Algo está cambiando. Sí. Y si dejamos de mirar nuestro ombligo y colaboramos de forma activa, unos con otros y siempre en honor a la verdad, el fenómeno OVNI, sí o sí, será dotado del rigor científico que siempre se le ha reprochado como carencia. Haremos investigaciones cada vez más elaboradas y contundentes y, al mismo tiempo, evitaremos, como ha sucedido aquí, que una falacia se instale en el inconsciente colectivo y pase años reverberándose en el mundo de las paraciencias.

Obras como la que ocupa esta nota, son un claro ejemplo de ello. Es literatura que en el tiempo se convertirá en historia. Y si bien es cierto que jamás sabremos la realidad tras el incidente de Roswell, poseemos suficientes elementos de juicio para pensar que se nos oculta, desde el inicio de la era de la información, un conocimiento que trascenderá las bases actuales del conocimiento humano. Un saber que nos pertenece por derecho y que perseguiremos por los siglos de los siglos. Porque somos curiosos, inteligentes, sabios, inocentes, ignotos y torpes. Somos humanos y en la imperfección de nuestra conciencia reside nuestra belleza como especie. Una especie que merece mucho más y por esa razón la búsqueda seguirá, en adelante, con métodos más efectivos y elaborados.

Este libro constituye uno de esos documentos que todos los estudiosos debemos tener en nuestra biblioteca para, tal vez, explicarle un día a nuestros hijos: “Aquí, a raíz de este suceso, cambiamos nuestra metodología y la humanidad, al igual que un cardumen de peces, avanzamos juntos, moviéndonos todos a una, hacia nuevos parámetros del conocimiento. A partir de aquí, se produjo un despertar de conciencia sin precedentes que transformó por completo la investigación en el siglo XXI”.

Y un autor, José Antonio Caravaca, fue en parte responsable de ello.



COMPRAR EN AMAZON AQUI

martes, 26 de julio de 2016

EXPEDIENTE ROSWELL: EL INFORME DEFINITIVO



¡Llegó el momento!
Ya puedes adquirir de forma prioritaria y en exclusiva EXPEDIENTE ROSWELL. El Informe definitivo, de José Antonio Caravaca. Con prólogo de Javier Sierra.
Solo 40 ejemplares a la venta a través de la web de Ediciones Oblicuas y únicamente hasta el 1 de agosto.
Los demás tendrán que esperar a las librerías...y a que correos no la líe en agosto...
¡A partir de ya!

domingo, 17 de julio de 2016

EXCLUSIVA: LA FOTOGRAFIA DEL CRATER DE CADIZ ES UN BANCO DE ALGAS






Desde hace varias décadas se habla de un misterioso cráter submarino que, al parecer, existe en la costa de Cádiz. Todo comenzó en 1988, cuando el fotógrafo Joaquín Hernández realizó un misterioso descubrimiento, al inmortalizar un oscuro circulo sobre las aguas de la bahía de Cádiz, frente a Puerto Real.  Desde un principio se especuló que dicha imagen era sin duda la prueba de la existencia de una profunda depresión submarina en la zona. De hecho, investigaciones conducidas por el ufólogo gaditano Jesús Borrego determinaron que no era un hecho desconocido por los marineros del lugar, que en dicha costa, en un área donde la profundidad media oscila entre 4 y 5 metros, incluso algo menos de 1´50 metros (según qué zonas y altitud de la marea), existen lugares muy concretos y delimitados, donde sorprendente, la profundidad se eleva hasta los 25 metros. Lo curioso es que estas depresiones submarinas han sido objeto de múltiples polémicas y controversias, al ser relacionadas con los frecuentes avistamientos OVNIs que se producen en la zona.
La mítica fotografía obtenida por Joaquín Hernández en 1988, y que centró todas las miradas en este lugar concreto de la costa gaditana.





Hasta la fecha se había creído que la mítica fotografía de Joaquín Hernández era una evidencia de la realidad de las depresiones submarinas. Sin embargo, la verdad es bien distinta. La imagen, en realidad, recoge un curioso banco de algas, denominadas “Caulerpa prolifera” que han tomado la curiosa y enorme forma circular (unos 300 metros), que aparece en las citadas fotografías (acompañada de dos pequeñas circunferencias también formadas por algas del mismo tipo). De hecho, estas algas se encuentran muy cerca de donde se hallan las depresiones submarinas pero, bajo ellas no existe ningún cráter ni oquedad profunda.
En realidad la imagen recogía un banco de algas existente en la zona muy cerca de las depresiones submarinas, lo que hizo que todo el mundo pensara que se trataba de la prueba fotográfica de las mismas.




Todo se ha debido a un cúmulo de "casualidades" que ha llevado a pensar que este banco de algas, por su curiosa y oscura forma, y por su proximidad a los hoyos submarinos se trataba de un enorme cráter. Además es llamativo, que una de las grandes oquedades de la zona tenga una medida muy similar a la mostrada en la fotografía por las algas, alrededor de 300 metros. Además, para acrecentar la equivocación, el citado banco de algas apenas ha sufrido modificaciones en los últimos 28 años.
Sin embargo, este descubrimiento no resta ni un ápice de curiosidad a las grandes depresiones que se hallan en la zona, y de las que dicen, están vinculadas, desde hace muchos años a múltiples fenómenos extraños, incluido las apariciones de OVNIs, que han podido ser observados hasta por militares españoles…






JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

viernes, 1 de julio de 2016

EXPEDIENTE ROSWELL: EL INFORME DEFINITIVO

 
 
 
 
 
 
¿Se estrelló un OVNI en el desierto de Roswell en 1947? ¿Oculta el gobierno norteamericano este sensacional descubrimiento? ¿Existen pruebas que demuestren que los militares tienen en su poder una nave extraterrestre? ¿Han estudiado en secreto la tecnología alienígena? ¿Son ciertas unas diapositivas que muestran uno de los tripulantes del OVNI de Roswell? ¿Son estas imágenes las evidencias irrefutables de este caso? ¿Qué hay de verdad en el Incidente OVNI más conocido de todos los tiempos?...
José Antonio Caravaca es uno de los mayores especialistas en ufología a nivel mundial. Fruto de sus numerosas y esclarecedoras pesquisas sobre el famoso incidente del OVNI estrellado en Nuevo México es el libro que tiene entre sus manos, EXPEDIENTE ROSWELL. Un exhaustivo trabajo de documentación, investigación y análisis, donde, además de profundizar como nunca antes se había hecho en todos los entresijos de este interesantísimo suceso, se detallan todas y cada una de sus pesquisas en torno a la aparición de unas enigmáticas diapositivas que han originado una gran polémica a nivel mundial. Conoce la verdad de este sorprendente asunto y que hay detrás del incidente OVNI más conocido de la historia… con nuevos y reveladores testimonios, documentos y pruebas…
El mayor EXPEDIENTE X del gobierno norteamericano al descubierto…
 
 
(Booktrailer Eric Ruiz Mason)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

viernes, 24 de junio de 2016

EXPEDIENTE ROSWELL: EL INFORME DEFINITIVO





No hay mejor fecha que hoy, cuando se cumplen 69 años del nacimiento de la ufología, para anunciaros la publicación de mi próximo libro: EXPEDIENTE ROSWELL. El informe definitivo.
De la mano de Ediciones Oblicuas y con la imprescindible ayuda de Alfonso Trinidad al que estoy eternamente agradecido por confiar en este ambicioso proyecto...
Además he contado con un prologo de lujo... de un buen amigo y gran especialista en Roswell Javier Sierra...
Una obra que reúne a los mayores expertos en este apasionante enigma para intentar llegar al fondo del asunto...
Las diapositivas de Roswell, el memorándum de Roswell, Uri Geller, la ingeniería inversa, la conexión Nazi y muchos otros misterios en torno a Roswell son desvelados en las páginas de EXPEDIENTE ROSWELL... ¿estás dispuesto a conocer la verdad?...

Muy pronto a la venta....